miércoles, 13 de abril de 2011

Miércoles Sumergiéndonos en la Historia (Muy Antigua)

No sabía si volver a escribir, ayer me sobresaltaron un par de comentarios. Qué tontería, debí suponer que gritar por la ventana siempre puede hacer que alguien responda, aunque al mundo no le importe habitualmente qué hace el de al lado . Una tal Pilar Lacuesta ha comentado dándome el teléfono ese de La Esperanza o algo así, será posible...

Quizá no debí empezar esto pero ya me apetece seguirlo. Hasta me hace sentir mejor, me desahogo. Eso sí, leo mis entradas anteriores y me veo confusa y dispersa. A ver si consigo centrarme.

Al final, he podido escaquearme del asunto "Beatriz pega y muerde a los otros niños". Esta mañana, durante el desayuno, simulé sentirme mal, con algo de gripe, y ha sido Javier quien se ha ocupado. Ha ido hoy al colegio y luego me ha telefoneado para decirme que lo había solucionado sin mayor problema. Normal, entre profesores habrá quedado la cosa.

No sé si es prudente decirlo, pero supongo que si voy a contar mi vida no puedo andarme con miramientos cada dos por tres. Da igual: Javier estudió Historia y Teoría del Arte y da clases en la Universidad de Deusto. Le hubiera gustado estudiar exclusivamente egiptología, ¿recuerdas? Siempre lo decía. Y que se iría a alguna Universidad extranjera a hacer esa carrera que aquí no existe, para luego vivir una existencia aventurera en el desierto, emulando a sus héroes, a Howard Carter (este que sale en la imagen, descubriendo la tumba de Tutanjamon) o, mejor, aquel otro egiptólogo enorme y barbado que trabajó en un circo, no me acuerdo ahora de su nombre. Pero, supongo que nos cruzamos en su camino Jon y yo.

Por tu culpa...

No, no te culpo. Perdona, no sé por qué he puesto eso. Así han sido las cosas., sé que debo aceptarlo Es sólo que a veces... no sé, me cuesta respirar.

Además, todo tiene su lado bueno. Viviendo al lado de Javier, yo también aprendí algo del tema, ayudándole con su tesis sobre Historia del Arte y de la Arquitectura en el Mundo Antiguo (toma ya). Desde entonces, hasta he leído alguno de sus libros, la Historia antigua es un tema interesante. Quizá hubiese podido ir también a la Universidad, de haber sido las cosas de otro modo. Hubiera preferido ser su colega, antes que su esposa. Espero que jamás lo descubra.

No he conseguido trabajo. Está claro que no tengo ninguna habilidad económicamente rentable que no sea limpiar mierda, y a Javier le daría un síncope si me pongo, no sé, a hacer escaleras. Vale, es broma, ni limpiando tengo arte yo; además, con tanta extranjera, pagan muy poco. Y supongo que sería una indecencia quitarles ese miserable curro solo porque me aburro mortalmente.

Yo necesito sentirme útil o, mejor dicho, hacer algo con mi vida. Ellas necesitan comer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada